La experiencia de participación de niñas, niños, adolescentes y jóvenes Red de ONGs de Infancia y Juventud de Chile

Minuta de trabajo
La experiencia de participación de niñas, niños, adolescentes y jóvenes
Red de ONGs de Infancia y Juventud de Chile

 

 

Quienes somos

La Red Nacional de ONGs de Infancia y Juventud Chile se constituye en el año 2001. Hoy 45 organizaciones forman parte de esta alianza teniendo presencia en cinco regiones del país. Distintas organizaciones que trabajamos con población infanto adolescente compartimos experiencias de trabajo en sectores urbano populares, con niños, niñas, adolescentes y jóvenes en condiciones de vulnerabilidad desde un enfoque de derechos humanos.

Nuestra forma de organización, rescata las particularidades de las regiones, con sus propias características y realidades, para levantar un discurso coherente y pertinente en relación a las vivencias cotidianas de niños y niñas.

A lo largo de estos años de trabajo, la participación infanto adolescente ha sido un pilar fundamental del trabajo realizado, tanto para el desarrollo de nuestras acciones internas como para el despliegue necesario para realizar acciones de incidencia política en los temas tanto locales como nacionales que afectan directa o indirectamente a la niñez.

La importancia de la participación

La participación es un pilar fundamental del enfoque de derechos humanos. Si bien no esta estipulado en un capitulo particular de la Convención Internacional de los derechos del niño, si se le considera transversal al minuto de realizar intervenciones desde esta mirada.

La democracia exige la participación activa, informada y responsable de los ciudadanos que comparten una sociedad. Y el desafío es que a participar, solo se aprende teniendo experiencias de participación, no hay otro mecanismo. Por lo tanto, un mecanismo para el fortalecimiento de la democracia de nuestras sociedad, es incentivar la presencia de experiencias y espacios de participación en distintas comunidades con distintas poblaciones y sobre todo con niñas, niños y adolescentes quienes en sus procesos formativos y de desarrollo al contar con estas herramientas podrán en el futuro cercano volverse ciudadanos activos de sus comunidades y sociedad.

La participación es una apuesta futura, pero también presente, así como el grupo social de los niños es importante en su valoración como futuros adultos, pero sobre todo como actuales ciudadanos y sujetos de derecho. Ese es el desafío de nuestra sociedad actual, generar los espacios, contribuir a la formación y experiencia de ciudadanía.

El desafío es que los niños, niñas y adolescentes estén presentes, manifiesten su opinión y se hagan notar como personas con voz, concretizando sus propuestas en sus propias comunidades. Que niños y niñas participen de manera protagónica en todas aquellas acciones y decisiones que tengan que ver con sus vidas, tiene relación directa con considerarlos sujetos de derecho. Por ello, es necesario que ellos y ellas cuenten con información clara y real sobre las situaciones que les importan, conozcan quienes son los responsables de tomar las decisiones (garantes de derechos), que planes son los que se pueden desarrollar y cuáles son sus capacidades de exigencia cuando sus derechos son vulnerados. La organización de los niños, niñas y adolescentes es fundamental para activar fuerzas.

“No es suficiente dar derechos a los niños, también deben sentirlos como algo suyo. Es decir, deben poder relacionarlos con su vida y tener la posibilidad de poder exigir y hacer valer sus derechos pero esto solo es posible si se reconoce a niñas y niños como interlocutores competentes y confiables, capaces de contribuir a la implementación de sus derechos. (Liebel, Manfred, 2013: 26)

Nuestra experiencia

A lo largo de nuestros años de coordinación, la participación se ha constituido en una estrategia fundamental de nuestro trabajo como red, encontrándose actualmente distintos niveles de organización de niños y niñas.

Desde los territorios; las organizaciones que forman parte de la red, escogen democráticamente entre los niños y niñas que participan de sus programas a delegados o voceros, quienes junto a sus pares realizan acciones de incidencia local en base a los resultados de distintas consultas realizadas para conocer cuáles son las preocupaciones existentes para ellos en los territorios. Las metodologías, la cantidad de niños participantes, las estrategias, varían de organización en organización dependiendo de su realidad territorial, sus características como organización, sus programas, etc. Es una característica de la red respetar estas particularidades territoriales, pues es lo que nutre de experiencias a esta red variada y descentralizada.

A nivel regional; de forma trimestral (y otras veces más frecuente) se reúnen los delegados o voceros de las distintas organizaciones a nivel regional para compartir lo realizado, y generar una agenda común que dé cuenta de su diagnóstico de preocupaciones, sus propuestas de acción y sus compromisos futuros.

A nivel nacional: una vez al año y de forma presencial se reúnen los voceros y delegados de las distintas regiones del país a compartir sus realidades regionales y aunar una agenda común con compromisos y desafíos anuales. Los educadores de las organizaciones parte de la ROIJ acompañan estos procesos.

La ROIJ también ha participado activamente de la discusión del proyecto de ley de garantía de derechos que por tanto tiempo se ha estado desarrollando en nuestro país. Y en ese marco, mientras los adultos forman parte del Bloque por la Infancia y aportan técnicamente a este desafío, los niños y niñas eligen a sus representantes para que acudan a la Comisión de Familia de la Cámara de Diputados y presenten sus inquietudes y apreciaciones sobre este proyecto de ley en discusión.

A nivel internacional: una de las experiencias más significativas vivenciadas durante el último tiempo, fue la creación del informe alternativo de los niños y las niñas presentado ante el Comité de Derechos del Niño en febrero del año 2015 en el marco de la evaluación que realiza el comité de expertos a Chile como firmante de la Convención Internacional de los Derechos del Niño. Durante dos años, niños y niñas de distintas localidades del país generaron una agenda de trabajo en donde consideraron los temas más relevantes a relevar en este informe y determinaron las diversas metodologías que se utilizarían para presentar estas inquietudes al comité. Cuando el documento ya estuvo listo y fue presentado a la asamblea de niños, fueron ellos mismos quienes a través de un proceso de elección democrática definieron a sus representantes quienes pudieron presentar en Ginebra, Suiza y ante el comité los resultados de este importante trabajo conjunto. (Ver texto: versión ejecutivaversión amigable)

Conclusiones

A participar no se llega de otra forma que no sea habiendo experimentado vivencias de participación, es a través de la problematización de mi realidad, el compartir con otros y generar acciones para el cambio que puedo convertirme en un sujeto de derechos en ejercicio, involucrado con mi comunidad y sus procesos de cambio.

Todos y todas las niñas y niños, independiente de sus condiciones de vida, su edad, su orientación sexual, sus vulneraciones de derecho, el vivir o no con alguna discapacidad, pueden participar. El desafío es generar las condiciones, desarrollar las metodologías, más acordes y sensibles para rescatar estas experiencias con niñas y niños.

La experiencia de participación de la ROIJ ha sido valorada por distintas organizaciones internacionales como Save the Children, Terre des Hommes relevándola como una valiosa buena práctica.

Es urgente que en la discusión de una ley de garantía universal de derechos para la niñez que habita Chile, se considere la generación de espacios y presupuestos para que estas experiencias se repliquen y existan en las distintas localidades de nuestro país. Necesitamos conocer la opinión de la niñez, es urgente ponerle voz a una población silenciada por la aun presente mirada del adultocentrismo que desvaloriza la importante opinión de las niñas y niños.

Red de Ong de Infancia y juventud de Chile
Barnechea 322 Independencia, Santiago de Chile
+56 2 27779038 – redinfanciachile@gmail.com