CARTA ABIERTA POR UNA LEY MIGRATORIA DIGNA

A la Presidenta de la República Sra. Michelle Bachelet Jeria.
A las autoridades legislativas, judiciales y de gobierno.
A la sociedad chilena y comunidad migrante.

Chile está viviendo un nuevo período decisivo en la construcción valórica del país que se quiere heredar  a las nuevas generaciones. Si en décadas recientemente pasadas se llegó a un consenso mayoritario de decir nunca más a la tortura, las desapariciones forzadas y otras violaciones a los Derechos Humanos; en este tiempo nos toca reafirmar que los Derechos humanos, son para todos los seres humanos y que no podemos empobrecer nuestra dignidad como personas, y como sociedad, permitiendo o validando se degrade o maltrate impunemente a ningún grupo humano que vive en territorio chileno.

Lamentablemente, en los últimos días, hemos sido testigos de una grave embestida electoralista de  algunos actores políticos, que no han reparado en las graves consecuencias, que desata su afán de criminalizar a las personas migrantes haciendo declaraciones tendenciosas y de falsa moral, que asocian la migración al delito, y tratan de construir un enemigo interno en el cual depositar el descontento y las frustraciones de la ciudadanía en Chile. Esta estrategia electoral que es evidente, que se pretende copiar de las recientes elecciones norteamericanas, no hace, sino agudizar  un contexto racista y discriminador  que ha venido en alza en la sociedad chilena y que se da principalmente con las personas migrantes empobrecidas.

Este vergonzoso episodio, ha puesto en evidencia la urgente necesidad de, por primera vez en la  historia de Chile, contar con una ley migratoria de acuerdo a estándares internacionales que Chile ha suscrito y así dejar atrás el actual marco regulatorio heredado de la dictadura que no hace sino regular los procedimiento de visas y aborda la migración como un tema de seguridad nacional.

La agudización de un contexto racista y segregador, sumado a las desfasadas regulaciones en materia de migraciones,  ha ido normalizando un conjunto de vulneraciones de Derechos de las personas en situación de movilidad; vulneraciones que en la vida de gran parte de estos seres humanos se traduce en Explotación Laboral, exclusión de Derechos Sociales, Especulación con sus necesidades de Vivienda, Estafas,  Abusos de Poder por parte de la Institucionalidad Pública, Restricción a sus Libertades Personales, además un conjunto de Injusticias Culturales y Simbólicas que impactan cotidianamente en la vida de nuestros nuevos niños, niñas, jóvenes y mujeres. Si bien, estas vulneraciones no son ajenas a otros sectores vulnerables de la población chilena, la impunidad con la que se les denigra públicamente, no hace sino demostrar que son efectivamente un grupo mucho más expuestos al abuso tanto en los espacios cotidianos, como a nivel público. Visto esto, debe preocuparnos la normalización de estas vulneraciones y la larga indiferencia frente a ellas, ya que esto no da cuenta sino, de cómo se ha venido socavando la ética de una parte de la sociedad chilena y del Estado, al punto de lo que estamos observando en los crudos discursos electoralistas de estos días.

Es necesario también rechazar las voces que han ido emergiendo para atribuirles a las personas migrantes ser una carga para el Estado. Contrario a ello, en su absoluta mayoría las personas migrantes trabajan honestamente,  pagan los mismos impuestos que cualquier persona chilena y más aún, pagan al Estado el costo de sus visas o permisos de residencia, esto en valores que pueden llegar a ser muy altos.

Si bien se han dado avances en Derechos básicos como Acceso a Salud y Educación,  la ausencia de una Ley Migratoria garantista de los Derechos Humanos,  así como una institución que gestione las políticas relacionadas a las migraciones mantiene situaciones como:

  • Irregularidad migratoria, ya que se mantienen múltiples visas, con obstáculos difíciles de salvar principalmente para los grupos de migrantes más excluidos, y estigmatizados que requieren contar con contrato de trabajo con vínculo laboral de larga duración, para poder contar con una visa.
  • Educación, ausencia de políticas de convalidación de estudios, reconocimiento de los títulos y acceso a políticas de Educación Superior, políticas de acogida y de educación antirracista e intercultural, entre otras. Las que deban restituir la Igualdad de Derechos para todos los niños y niñas, y propender a superar las tendencia asimilacionista, que pretende “adaptar” e “integrar” a una cultura de valores racistas a nuestros nuevos niños y niñas.
  • Vivienda, ausencia de política de regulación de los arriendos especulativos, así como políticas  de desalojos en campamentos o viviendas colectivas habitadas por migrantes principalmente vulnerables, accionar que desde los gobiernos locales se desarrolla  sin garantizar resguardos mínimos de Derechos Humanos establecidos por organismos internacionales.
  • Trabajo, la explotación laboral, vulneración de Derechos laborales y ausencia de fiscalización, esto especialmente con grupos vulnerables como mujeres y personas que no han logrado salvar los obstáculos para obtener una visa, lo que en los sectores laborales más precarizados, facilita una mayor precarización de las condiciones laborales de los trabajadores nacionales y migrantes frente al abuso que hacen parte de las empresas y empleadores.
  • Racismo y discriminación, que vulnera a niños, niñas y migrantes de algunos países en particular, pero que a su vez genera mayor fragmentación social y degrada el carácter ético de la sociedad en su conjunto.

Por lo anterior, es que los abajo firmantes, organizaciones e instituciones de la sociedad civil nacionales, de personas migrantes y mixtas, DEMANDAMOS LA URGENTE NECESIDAD DE CONTAR CON UNA  LEY MIGRATORIA DIGNA PARA CHILE. Ley que herede a sus nuevas generaciones  una sociedad que pone en su centro la dignidad de todos los seres humanos independiente de cualquier condición social, cultural, su procedencia u otra.

Por tanto creemos necesario REQUERIR AL PODER EJECUTIVO QUE CUMPLA AHORA EL COMPROMISO DADO E INGRESE A LA BREVEDAD EL PROYECTO DE LEY DE MIGRACIONES, ley que ha sido prometida también por gobiernos anteriores. A su vez REQUERIMOS A LAS Y LOS PARLAMENTARIOS SE COMPROMETAN EN  RESGUARDAR que esta Ley respete los compromisos que tanto Chile como la Comunidad Internacional han establecido en materia de Derechos Humanos de las personas migrantes, de los niños y niñas y grupos vulnerables, Derechos que deben ser la base de las democracias.

A su vez invitamos a las organizaciones e instituciones tanto de personas nacionales, migrantes y mixtas a multiplicar las  alianzas, para fortalecer las  luchas conjuntas y aportar a la construcción de  una sociedad sin clasismos, racismos,  machismos, ni abusos de poder.

¡POR UNA LEY MIGRATORIA DIGNA PARA CHILE!, ¡LEY MIGRATORIA YA!

CORPORACIÓN COLECTIVO SIN FRONTERAS,
MOVIMIENTO DE ACCIÓN MIGRANTE, MAM.
COLONIAS URBANAS “TERESA DE CALCUTA”
JUNTA DE VECINOS NUEVA TRANVIARIA
AGRUPACIÓN CULTURAL MISHKY TUSUY
ASOCIACIÓN MATICES PERÚ AL MUNDO
ORGANIZACIÓN HAITIANOS UNIDOS DE INDEPENDENCIA
ORGANIZACIÓN COMUNITARIA FAMILIAS SIN FRONTERAS
ORGANIZACIÓN CULTURAL “ANDINOS POR SIEMPRE”

(Abierta para su suscripción:sinfronteraschile@yahoo.es)