Dolorosa Muerte de un Niño Trabajador en Arauco

“Acompañando la vida y acción de niños y niñas trabajadores”


El día miércoles 17 de Julio los diarios locales informaron acerca de la muerte de un niño de 13 años, tras ser colisionado el carretón en que trasladaba leña y piñas de pino que él mismo había recolectado.

Este trágico suceso, ocurrido en Arauco, nos habla de una dura realidad que diariamente viven cerca de 27 mil niños y niñas trabajadores de la región. De ellos, 14 mil se encuentran desarrollando labores productivas en  condiciones de explotación laboral y que atentan vergonzosamente la dignidad de un niño.

Los Proyectos ANDA y AIRE, perteneciente al Arzobispado de la Santísima Concepción, y que acompaña actualmente  120 niños y niñas trabajadores de las comunas de Concepción y Coronel, no pueden  quedar indiferente, ante  esta realidad. Creemos necesario denunciar  y sensibilizar  a la comunidad local, medios de comunicación social, organizaciones de la sociedad civil   y  organismos ejecutores de la políticas públicas, para que garanticen el cumplimiento de los Derechos del Niño.

Reconocemos y valoramos el  protagonismo de los niños y niñas trabajadores que de manera activa  buscan colaborar  en la construcción de condiciones más dignas para su desarrollo y sus familias. Son ellos los que no están indiferentes a la pobreza, precariedad laboral y desigualdad económica que afecta a  su entorno. Es por tanto, responsabilidad de los garantes dar cumplimiento a lo ratificado por la Convención Internacional  sobre los Derechos del Niño, que establece en su artículo 32:. “El derecho del niño a estar protegido contra la explotación económica y contra el desempeño de cualquier trabajo que pueda ser peligroso o entorpecer su educación, o que sea nocivo para su salud o para su desarrollo físico, mental, espiritual, moral o social”.

La muerte de un niño por ejercer prematuramente el ejercicio laboral nos debe movilizar como sociedad. Es un imperativo ético reflexionar y generar condiciones de desarrollo y protección a la infancia trabajadora y a sus familias para que hechos como estos no se repitan. A 18 años  de ratificar  la Convención de los Derechos del Niño tenemos que por lo menos haberles asegurado ya una cultura de respeto y protección hacia ellos y ellas.

Adhieren a este comunicado: PROYECTO ANDA, PROYECTO AIRE, CLUBES JUVENILES MOANI, PROYECTO AURA.

 

Concepción, Julio 20 de 2007.